6 Cuotas sin interés

Despacho GRATIS solo Smartphones

1 Año de Garantía en Smartphones

Por los huesos: la vieja y nueva forma de escuchar música sin alienarte del entorno

Publicado originalmente en LUN.

Audífonos lucen una tecnología que actúa por vibraciones a través de la cabeza.

Utilizada en aparatos de audición médicos, hace unos años que aparecieron estos equipos enfocados en deportistas, pero el precio y su público objetivo son un mix complejo.

Sonido óseo. De los cinco sentidos, el oído debe ser uno de los más impertinentes que hay. Si suena, se escucha y no hay tutía en esto. No requiere un contacto directo, como es el gusto o el tacto, y no existe forma de cerrar las orejas. Y si bien la humanidad completa ha escuchado de la misma forma toda la vida, la tecnología siempre se encarga de entregar novedades.

Es el caso de los audífonos Trekz Air de Aftershokz ($129.990 en Ripley, Falabella y Sodimac), que utiliza la conducción ósea del sonido para ser apreciado. O sea, por los huesos. Explica Marisol Guiñez, docente de la Escuela de Fonoaudiología de la U. San Sebastián: 'La gran diferencia con el sonido tradicional es que la música se transmite no por la vía aérea a través del conducto auditivo externo, sino que mediante vibraciones a través de los huesos hacia el oído interno o cóclea, que es la zona que procesa las vibraciones'.

La experta reconoce la existencia de esta tecnología hace muchos años en equipos auditivos para personas con hipoacusia o sordera. Otra experiencia. Como se ve en la imagen, los audífonos con conducción ósea no van introducidos en el oído del usuario. Esto permite que uno pueda escuchar música sin perder contacto con el dicional queda abierto. ¿Y qué hay con eso? Pues son más seguros, según Andrés Parga, gerente general de Comercializadora Botech, que importa estos audífonos.

'Uno de los argumentos más importantes es la seguridad en los traslados, sobre todo aquéllos asociados al deporte, como bicicleta e incluso a la hora de trotar. Todo el mundo anda con audífonos y típico que el ciclista no escucha nada. Ese elemento es clave', dice.

Soundtrack personalizado. A diferencia del resto de los audífonos, este equipo no cancela el ruido exterior, lo que es bastante práctico, pues sigues siendo funcional pese a estar escuchando música, tendencia clave en la industria hoy.

'La multitarea a la hora de consumir música está en alza y a esos usuarios no les interesa escuchar con la calidad máxima de ventaja que entrega este tipo de sonido no pagan mucho, pues no son necesariamente melómanos. sNo estamos listos. Quizás por eso no hay otros equipos similares en el mercado local. Una rápida vuelta por internet revela que sólo se venden algunos modelos de distintas calidades y precios en Mercado Libre (desde $24.990 hasta $156.990). Incluso Panasonic vendió estos equipos hace un tiempo, pero fueron descontinuados. 'Los audífonos de conducción ósea no fueron comprendidos por el mercado nacional, debido principalmente a un mix entre uso y precio.

En general, las personas que invierten más de $25.000 en un audífono desean escuchar su música a todo volumen y bloquear el sonido ambiente casi por completo', cuenta Pedro Jorquera, product manager de Audífonos de Panasonic. audio. Si suena bien, suficiente. Y para eso este producto es ideal, ya que puedes escuchar música sin molestar a nadie y sin estar desconectado, entonces es discreto socialmente. Es súper funcional', opina Sebastián Puente, ingeniero en sonido de AudioCustom. Lo malo.

Como la música se escucha como si fuera de fondo, en la micro o Metro no se va a oír del todo bien, incluso superando el nivel auditivo de tu dispositivo. Además, y como plantea Puente, hay una incongruencia entre el alto precio y el usuario al que apunta. 'Cuando la gente consume productos de audio de calidad, y paga más de $60.000, generalmente busca otro tipo de tecnologías, y no quiere algo así como una tornamesa de bolsillo o escuchar hifi bajo el agua, por ejemplo. No quiere la novedad', dice, argumentando además que lo usuarios que buscan la ventaja que entrega este tipo de sonido no pagan mucho, pues no son necesariamente melómanos.